Filtrar productos Filtrar productos

Las baldosas de terracota artesanales son fruto de la combinación de las arcillas más nobles, controlando en todo momento el proceso de mezcla para poder llegar a las texturas buscadas.

La amplia variedad de productos están disponibles en varios tamaños y grosores, todos ellos con opción de hidrofugado, por lo que permanecen inalterables durante el tiempo, libres de manchas.

Baldosas de barro únicas e irrepetibles, aptas para suelo y paredes, para hacer de tu hogar un espacio cálido y muy acogedor.


25,45  (30,79  con I.V.A.)
25,57  (30,94  con I.V.A.)
28,38  (34,34  con I.V.A.)
28,38  (34,34  con I.V.A.)
28,38  (34,34  con I.V.A.)
25,44  (30,78  con I.V.A.)
7,32  (8,86  con I.V.A.)
6,14  (7,43  con I.V.A.)
1,34  (1,62  con I.V.A.)
1,28  (1,55  con I.V.A.)
1,28  (1,55  con I.V.A.)



Baldosas de barro natural

Con agua y tierra, cocida a fuego de la forma más tradicional obtenemos uno de los materiales más nobles y cálidos usados en decoración, el barro cocido o terracota. Hablamos de un material cerámico esmaltado de alta resistencia, durabilidad y baja absorción que aporta ese estilo rústico pero a la vez da un toque diferente y natural. Une la naturalidad de la piedra con la practicidad de un pavimento de gres.

Los suelos de barro cocido o suelos de terracota son un conjunto de pavimentos de arcilla formados por una gran variedad de piezas, con apariencia de suelo rústico, de características muy diferentes. Debido a dichas características, se trata de pavimento rústico muy especial adecuado tanto para nueva edificación, rehabilitaciones o locales que persiguen transmitir un ambiente de tradición y rusticidad.

Los pavimentos de terracota son baldosas de barro cocido de color térreo no uniforme y de textura irregular, por ello, se recomienda su colocación a junta ancha, ya que dichas marcas irregulares se dan por supuestas en este tipo de suelos.

Si estás pensando decantarte por un estilo rústico, en esta colección te presentamos las baldosas para tu suelo de terracota al mejor precio, para el exterior o el interior, en diversos formatos. La tonalidad que puedes conseguir al instalar pavimento rústico varía en función de las arcillas seleccionadas y el proceso de cocción que se utilice en la fabricación de dichas baldosas de barro de terracota, pudiendo encontrar a lo largo del territorio nacional baldosas rojizas, asalmonadas y paja-flameadas.

Una característica fundamental de los suelos de baldosas de terracota es la elevada presencia de poros y capilares que hacen de la instalación de pavimentos rústicos la necesaria aplicación de un tratamiento superficial con ceras, tapa-poros o productos “ad hoc”, para acentuar el brillo del pavimento así como para lograr su posterior rechazo a machas, resistencia a productos de limpieza y favorecer su impermeabilidad, todo ello, siguiendo las instrucciones del fabricante.

Los suelos de arcilla cocida natural son suelos que necesitan un mantenimiento periódico para conseguir que nuestro suelo rústico reluzca como el primer día. Los resultados serán espectaculares, así que, merece la pena realizar el cuidado periódico para abrillantar nuestro pavimento tal y como se describe a continuación:

  1. Aplicamos con una paletina un producto incoloro impermeabilizador que proteja en profundidad las baldosas de terracota ante manchas y humedades, dicho producto nos ayudará a mantener el aspecto original de nuestro suelo rústico.
  2. Una vez el pavimento esté limpio y protegido, pasaremos a darle un acabado brillante. Para ello, y con la ayuda de una paletina, aplicaremos una capa uniforme de cera líquida adecuada para baldosas de terracota por toda la superficie.
  3. Para finalizar el mantenimiento, una vez que la cera se ha adherido y secado al suelo de terracota, puliremos el pavimento con una lijadora excéntrica a la que, previamente, le habremos colocado una caperuza de lana de oveja. De esta forma conseguiremos abrillantar nuestra superficie manteniéndola en perfectas condiciones durante una buena temporada.

Baldosas Barro Gama Terracota

El barro artesanal es fruto de la combinación de las arcillas más nobles, controlando en todo momento el proceso de mezcla para poder llegar a las texturas buscadas. Baldosas de barro, hechas a mano por artesanos y cocidas al fuego. Los hornos de biomasa dan ese toque rústico, flameado e irregular a cada pieza. La imperfección de los acabados es lo que le da la belleza a estos suelos. Se adapta a la climatología, ni da frío, ni da calor.

Opción de hidrofugado

Además de la amplia gama de poductos, dimensiones y grosores, este producto tiene la opción de hidrofugado, perfecto para proteger e impermeabilizar la baldosa.