Cómo poner suelo porcelánico fácilmente ahorrándote la mano de obra

Si has hecho reformas recientemente en casa, te habrás dado cuenta de que el cambio no es tan efectivo si no se modifican ciertos elementos. Sin duda, el suelo es uno de ellos, aunque en muchas ocasiones pospongamos la sustitución porque se excede el presupuesto. Sin embargo, hay una posibilidad para reducir considerablemente el gasto: ¿Sabrías cómo poner suelo porcelánico con tus propias manos?

Así es, cuando hacemos las cosas sin recurrir a profesionales podemos ahorrar un gran coste. Eso sí, hay tareas y tareas; es mejor no aventurarse a hacer algo sin saber cómo. Ahora bien, si te estás planteando cómo poner suelo porcelánico fácilmente, hemos de decirte que es perfectamente posible siempre y cuando no hagas obra. Así que aquí estamos para ayudarte a ahorrar con uno de los aspectos más importantes de tu reforma.

New Call-to-action

¿Qué materiales y herramientas necesitas para poner un suelo porcelánico?

Antes de aprender cómo poner suelo porcelánico es importante que conozcas todos los materiales y herramientas que vas a necesitar más allá de las propias baldosas, que serán las protagonistas. No debe faltarte una maza de goma, un cortador de cerámica, una llana dentada y las tenazas para cerámica.

Además, también es importante que cuentes con una cubeta para el rejuntado, con las crucetas con las que separarás las baldosas y con el mortero para colocarlas y sellarlas. Como ves, no necesitas demasiado, pero sí es imprescindible que cuentes con todos estos elementos y algo de ropa vieja para ponerte manos a la obra.

¿Cómo poner suelo porcelánico fácilmente sin hacer obra?

A continuación vamos a explicarte cómo poner suelo porcelánico a través de seis sencillos pasos. Es importante que los sigas todos tal cual los indicamos para poder llevar a cabo el trabajo con éxito; si eres profesional, cada maestrillo tiene su librillo, pero si no lo has hecho nunca te recomendamos que no experimentes demasiado y sigas detenidamente cada una de las siguientes pautas.

como-poner-suelo-porcelánico

Asegúrate de que la superficie está nivelada

Si vas a poner el suelo sobre otro anterior que estaba en perfecto estado, asegúrate antes de que está perfectamente nivelado. Con la habitación desalojada deberás comprobar que el suelo se encuentra nivelado. En primer lugar, retira gotas de cemento o pintura que supongan un relieve en la superficie. Si encuentras algún tipo de desnivel, utiliza una pasta niveladora para dejar la estancia completamente nivelada.

Deja el suelo anterior como los chorros del oro

Tanto si has tenido que aplicar pasta niveladora, como si has tenido la suerte de poder evitar ese paso porque tu suelo estaba perfectamente nivelado, no te olvides de limpiarlo minuciosamente antes de empezar a poner tu nuevo suelo porcelánico. Ya sea con aspirador o con escoba, necesitas eliminar el máximo posible de suciedad para asegurarnos un buen resultado en la tarea.

Toma las medidas necesarias para preparar y cortar las baldosas

Aunque es algo que podrás hacer a lo largo del proceso -en ocasiones resulta imprescindible a consecuencia de pequeños errores-, nosotros preferimos tener todo el material listo antes, para evitar parones durante el trabajo. ¿A qué nos referimos exactamente? A la toma de medidas.

Va a ser complicado que las baldosas encajen exactamente en la superficie a cubrir, por lo que es casi seguro que tendrás que cortar algunas de ellas. Medirlas con anterioridad te permitirá tenerlas cortadas e ir colocándolas sin pararte en mitad del proceso. Si la estancia es totalmente cuadrada, toma la referencia del primer corte para el resto de baldosas que irán a esta altura.

Pon el suelo utilizando crucetas para el espacio entre baldosas

Dependiendo del tamaño de la baldosa, deberás aplicar cemento cola únicamente en la superficie o añadirlo también en el reverso de cada pieza -únicamente cuando sean de un tamaño considerable-. En cualquier caso, aplica siempre capas finas, de unos 5 milímetros, sirviéndote de la llana dentada para su aplicación.

Por otra parte, ¿recuerdas las crucetas de las que hablábamos en el listado de materiales y herramientas? Es el momento de utilizarlas. Debes colocarlas entre las baldosas para dejar un pequeño espacio entre ellas que taparemos en el próximo paso

New Call-to-action

Cubre los huecos entre baldosas con el material adecuado

Ha llegado el momento de rellenar los huecos que has dejado al poner las baldosas en tu nuevo suelo porcelánico. Necesitarás un material adecuado, hay morteros de juntas específicos para cada uso, con más o menos prestaciones, además también hay variedad de colores, con lo que podrás elegir el que mejor combine con el suelo. Aplícalo cuidadosamente y limpia los restos que vayan quedando rápidamente.

Limpia rápidamente tu nuevo suelo porcelánico

A pesar de haber limpiado los restos al aplicar la pasta entre las juntas, es importante que cuando hayas terminado todo el proceso, vuelvas a limpiar el suelo detenidamente. El producto para limpieza final de obra es un desincrustante ácido y, recuerda que cada resto que pueda quedar de pasta o mortero se endurecerá al secarse, lo que puede complicarte mucho su retirada.

como-poner-suelo-porcelánico

Cómo poner suelo porcelánico escogiendo la baldosa adecuada

Por último, antes de llevar a cabo un proceso como poner suelo porcelánico, es importante escoger a la perfección las baldosas que vamos a colocar. Dependerá sobre todo de tus gustos, pero recuerda que puedes aprovechar el cambio para ganar en luminosidad o sensación de espacio, para lo que deberías elegir tonos claros. En cambio, si prefieres un toque elegante y que no requiera de mucha limpieza, los tonos oscuros son tu mejor opción.

Por qué aprender cómo poner suelo porcelánico

Aunque al inicio del artículo ya te dábamos algunas pistas, después de haberte explicado el proceso podemos confirmar lo evidente: si aprendes cómo poner suelo porcelánico con tus propias manos y sin necesidad de hacer obra, el único gasto será el de los materiales -que además podrás escoger en función de tus gustos y presupuesto-.

Ten en cuenta que la mano de obra en este sentido tiene un coste y que puede que ninguno de los modelos de baldosa que te muestren sea de tu agrado. Sin embargo, aprendiendo cómo poner suelo porcelánico y llevando a cabo tu propia reforma, podrás recurrir a tantos proveedores como necesites hasta encontrar el material adecuado y crear una estancia totalmente diseñada a tu gusto.

New Call-to-action

Deja un comentario