Tipos de mamparas de ducha, ¿cómo elegir la más adecuada?

Aunque pueda parecer una cuestión de poca importancia, los materiales y elementos que componen el baño tienen tanta importancia en la decoración como los del resto de una vivienda. A nivel funcional, quizás hablemos de una relevancia mayor que la de otras estancias. Un claro ejemplo de ello lo podemos ver a la hora de escoger entre los diferentes tipos de mamparas de ducha.

Se trata de un elemento crucial, pero no siempre tenemos acceso a toda la información que podríamos necesitar a la hora de adquirir una. ¿Sabrías decir qué tipos de mamparas de ducha existen? Lo cierto es que las posibilidades son muy variadas y que podemos encontrar distintos tipos de clasificaciones, por lo que cualquier atención es poca en este sentido.

Factores importantes a la hora de escoger entre todos los tipos de mamparas

A la hora de escoger entre todos los tipos de mamparas de ducha es importante tener en cuenta determinados factores, ya que no todas las opciones resultan adecuadas para cualquier baño. Tanto a nivel estético, como a nivel práctico y espacial, es importante que tengamos en cuenta las siguientes cuestiones.

¿Sabés cuánto podría costar la reforma de tu casa? ¡Descarga esta calculadora para descubrirlo!

Los materiales

Los materiales de una mampara de ducha, en general, deben ser resistentes y duraderos, además de mostrar cierta capacidad de soportar el inevitable flujo constante de agua y de cal que recibirán con el paso del tiempo. La oxidación y la calcificación son riesgos que no debemos correr al escoger la composición de nuestra mampara.

Los perfiles

En este caso, además de la ya mencionada durabilidad que tiene que ver con el material -siendo el aluminio uno de los más utilizados-, debemos pararnos a pensar también en el factor estético. Y es que el color de los perfiles de una mampara influye más de lo que creemos en la decoración del baño; ¿buscas tonos mate o brillantes? ¿Mejor cromado, blanco o negro? Son los más habituales, pero siempre que haya armonía, tu imaginación marcará los límites.

Las dimensiones de la ducha y la mampara

Con respecto al espacio, es evidente que no todas las mamparas son válidas para cualquier ducha. Es más, no debemos fijarnos únicamente en las medidas, porque no es sólo cuestión si una mampara cabe o no, es que en ocasiones es preferible reducir su tamaño por cuestiones estéticas aunque sea posible instalarla.

Los rodamientos

Los rodamientos afectan al comportamiento de la mampara, por lo que en este caso hablamos de una cuestión totalmente práctica. Ahora bien, no todos los tipos de mamparas de ducha cuentan con rodamientos, ya que éste es un elemento propio de las correderas.

Puede situarse en la parte superior o inferior, aunque también encontramos modelos en el mercado que presentan rodamientos en ambos extremos. Ni que decir tiene que deben presentar un mínimo de calidad, ya que tienen una influencia directa en la durabilidad de la mampara.

El tipo de cierre y apertura

En este caso hablamos de un factor que afecta a todos los factores mencionados acerca de la elección de una mampara de ducha. Por un lado es importante tener en cuenta el espacio, ya que no siempre podemos recurrir a cualquier tipo de apertura ni hacerlo en el sentido que nos gustaría.

Por otra parte, también cobra relevancia el aspecto práctico, ya que a veces aunque podamos hacer cualquier tipo de instalación, no todas resultan funcionales para el uso diario de la mampara y, finalmente, ajustándonos a estas necesidades, debemos buscar alguna opción que nos satisfaga estéticamente, que siempre las hay.

La ubicación

La ubicación de la ducha y, por consiguiente, de la mampara, tiene mucho que ver con la indicación anterior. Si el plato de ducha se encuentra en un rincón, la mampara deberá rodearlo por completo, mientras que si se ubica entre dos paredes únicamente deberemos recurrir a una mampara unilateral.

Las necesidades de quienes van a utilizar la ducha

Éste es, quizás, el aspecto más importante a la hora de escoger una mampara. Puede que nunca te lo hayas planteado porque no la necesites, pero, quien tiene necesidades especiales a la hora de entrar y salir de la ducha, conoce perfectamente la relevancia de este elemento. De hecho, son muchas las personas que tienen en cuenta esto como una previsión de futuro, a pesar de no ser necesario en el momento de la instalación.

La distribución del resto de elementos

Independientemente de los tipos de mamparas de ducha que estés barajando a la hora de tomar una decisión, es importante que valores los elementos que pueden interferir en su ubicación, el tipo de cierre y apertura y el sentido en que se abrirán. Si va a golpear contra el lavabo al abrirse, por ejemplo, es recomendable recurrir a un sistema de mampara corredera.

El tamaño del baño

Las mamparas correderas vuelven a ser las protagonistas cuando nos referimos al tamaño del cuarto de baño. Y es que cuando la estancia es grande no tienes por qué plantearte esta tesitura, pero si hablamos de un habitáculo pequeño, las puertas abatibles serían un obstáculo para disfrutar del poco espacio disponible.

Tipos de mamparas de ducha según su estructura

Una vez que tenemos claros los factores a valorar antes de escoger entre los distintos tipos de mamparas de ducha, podemos clasificarlas por su estructura. Obviamente, esta diversificación está íntimamente relacionada con la propia estructura de la ducha donde se instalará, aunque siempre se pueden introducir pequeñas variaciones.

¿Sabés cuánto podría costar la reforma de tu casa? ¡Descarga esta calculadora para descubrirlo!

Mamparas frontales

Supongamos que tienes un plato de ducha alargado, que va desde una pared del baño hasta su frontal en la cara estrecha de la habitación. O que simplemente has decidido instalar un tabique como cerramiento lateral para el plato de ducha. En este caso hablaríamos de una mampara frontal, ya que únicamente debe cubrir un lateral de la instalación.

Mamparas semicirculares

Las mamparas de ducha semicirculares se ubican en platos de ducha que se sitúan en un rincón del baño y cuyas terminaciones externas -las que no se sitúan junto a las paredes- forman un semicírculo o una curvatura. Como es lógico, la mampara debe adaptarse a su forma, algo que habitualmente se escoge por estética, pero que en algunos casos responde a motivos prácticos.

Tipos de mamparas de ducha: semicircular y abatible.

Mamparas angulares

Lo mismo ocurre cuando el plato de ducha es cuadrado o rectangular, con las esquinas perfectamente perfiladas, y se encuentra en un rincón del baño. Las mamparas deberán ajustarse debidamente a estos ángulos para impedir fugas de agua por cualquier resquicio.

Tipos de mamparas de ducha según el cierre

Finalmente, la clasificación más habitual a la hora de enumerar los distintos tipos de mamparas es la que se basa en los diversos sistemas de cierre y apertura que pueden presentar las mismas. Hablamos, en este caso, de la decisión más importante a este respecto porque influye en lo funcional, en lo estético y en lo espacial.

Mamparas plegables

Las mamparas plegables son una opción muy recomendable para espacios reducidos. Son puertas abatibles, pero compuestas por varias hojas que se pliegan entre sí para no ocupar todo el largo de la superficie que cubren cuando están abiertas.

Mamparas fijas

Seguramente, entre todos los tipos de mamparas de ducha, las fijas son las más recurrentes por tendencias estéticas en los últimos tiempos. Sin embargo, para poder recurrir a ellas necesitamos un plato de ducha de un tamaño considerable, que nos permita dejar un lateral abierto para entrar y salir, pero que esté lo suficientemente alejado del grifo, de modo que el agua no caiga en el exterior.

Tipos de mamparas de ducha: mampara fija.

Mamparas basculantes

Son un tipo de mamparas de ducha similares a las abatibles, pero cuyo sistema de cierre se encuentra en el centro de la hoja, de manera que gira sobre sí misma llevando uno de sus extremos hacia el exterior y el otro hacia el interior de la ducha.

Mamparas correderas

Son, junto a las abatibles, el tipo de mampara más habitual en los platos de ducha. Se trata de un sistema de guías -que pueden situarse en la parte superior, inferior o en ambas, tal y como señalábamos- que permite que las hojas se deslicen hacia uno y otro lado para abrirse y cerrarse. Pueden ser de una o de dos hojas.

Mamparas abatibles

Del mismo modo que las correderas, las mamparas abatibles pueden estar formadas por una o dos piezas. Se trata de un sistema de apertura al uso como el de cualquier puerta de interior y es recomendable para baños espaciosos por lo que ocupa cuando está abierta.

¿Por qué es importante escoger bien entre todos los tipos de mamparas de ducha?

Lo que esperamos de los elementos y materiales que componen un baño es que sean lo más duraderos, prácticos y estéticos posibles -por ese orden-. Por eso, entre todos los tipos de mamparas de ducha que podemos encontrar, debemos escoger la que más se ajuste a nuestras necesidades y condiciones. De este modo, cumplirá las exigencias previstas con total seguridad.

Ahora bien, más allá de los tipos de mamparas de ducha que hemos indicado, es importante que tengas en cuenta la calidad de los materiales y componentes. Ten en cuenta que se trata de un elemento expuesto a dos factores de gran desgaste: el uso diario en múltiples ocasiones y la calcificación del agua que soportará constantemente.

En ocasiones, ahorrar un poco en un momento dado, puede tener consecuencias económicas en un futuro no muy lejano, y éste es un elemento en el que merece la pena invertir para evitar costes mayores. Cuando vayas a escoger, más allá del tipo de mampara que elijas, piensa que un producto caro suele resultar más económico que dos baratos.

Nueva llamada a la acción

Deja un comentario