Posibilidades ilimitadas con los bordes de piscina prefabricados

Las combinaciones que se pueden realizar para llegar a un diseño final son muchísimas, utilizando bordes rectos de 100 cm, bordes rectos de 50 cm, bordes para esquina interior, bordes para esquina exterior, y bordes exactas para circunferencias de diferentes radios.

Bordes de piscina sin armadura: con la implantación de un nuevo proceso de fabricación, se extrae mediante cámara de vacío las pequeñas burbujas de aire que se alojan en el interior de la pieza, dando como resultado una alta resistencia e impermeabilidad, lo que minimiza la absorción de agua, reduciendo la aparición de hongos y verdín en la superficie de las piezas.

El borde de piscina, debido a su función, es una pieza en continuo contacto con el agua de la piscina. Es por ello que la oxidación de la armadura constituye la principal causa de la rotura de las piezas de otros fabricantes.

Todos los bordes de piscinas poseen una altísima resistencia a la flexión y a la compresión, y una resistencia al deslizamiento, lo que lo hacen un material PERFECTO para las piscinas.

Algunos ejemplos: