Modo de instalación y mantenimiento correcto de revestimientos y pavimentos


COLOCACIÓN EN INTERIORES 

1. Es imprescindible que antes de comenzar la colocación el soporte haya madurado y esté perfectamente seco y endurecido (que hayan tenido lugar todas las retracciones por fraguado), para evitar la aparición de patologías como levantamientos o fisuras consecuencias de la falta de estabilidad. 

2. Antes de su colocación verificar, calidad, tono y calibre, así como que el material esté libre de posibles defectos visibles. Para obtener un mejor efecto decorativo se deben mezclar las piezas de varias cajas. Manipular cuidadosamente el material para evitar despuntados o desconchados en las aristas de las baldosas. 

3. En ningún caso moje o sumerja en agua las piezas antes de su colocación ni realice la colocación utilizando mortero tradicional (capa gruesa). Realice la colocación en capa fina mediante la utilización de una llana dentada y de cementos cola como mínimo de tipo C1 (norma EN 12.004). Para formatos grandes (un lado mayor de 40 cm.) utilice el método de doble encolado. Respete escrupulosamente los requisitos de utilización del fabricante del cemento cola: método, tiempo y proporción de agua en el amasado, tiempo abierto de colocación, etc. 

4. Se requiere la utilización de juntas de colocación de mínimo 1,5 mm. Asegúrese que el material de agarre se ha endurecido totalmente antes de proceder a rejuntado. Rellene dicha junta con material específico de rejuntar para evitar posibles filtraciones. No utilice borada, lechada ni ningún tipo de material de rejuntar basado en cemento. 

5. En el caso de que desee realizar una colocación trabada, no lo haga nunca a más de un 15% del lado de mayor longitud de la pieza (por ejemplo para trabados del formato 12,8 x 65, no trabar más de 15% , unos 10 cm.) 

6. Si hubiera que realizar trabajos constructivos adicionales, se debe proteger el pavimento para evitar el rayado con cualquier objeto abrasivo.  

7. Tras la instalación y rejuntado de las baldosas elimine los restos de material de agarre o rejuntado con un material específico para la limpieza de restos de obra (desincrustante o quitacemento), cumpliendo escrupulosamente las exigencias de utilización y las concentraciones indicadas por el fabricante del mismo. En cualquier caso le recomendamos que antes de utilizar cualquier producto químico haga una prueba de los efectos del mismo en un lugar de la baldosa no visible. 

8. Para la limpieza diaria de las baldosas utilice únicamente agua caliente y un detergente de uso domestico o amoníaco diluido. No utilice productos agresivos ni productos que contengan ácidos, en especial salfumán o ácido fluorhídrico.

 

COLOCACIÓN Y MANTENIENTO DE PIEZAS ESPECIALES

En nuestro catálogo disponemos de piezas especiales que no son de material cerámico, pueden ser de mármol, vidrio, metal, resina etc. Preste especial atención a las instrucciones de colocación y limpieza que adjuntamos en las cajas de cada una de estas referencias. Especialmente en esta tipología de piezas no utilice materiales agresivos para su limpieza (estropajos abrasivos, salfumán o agentes de limpieza de base ácida).

 

Cuadro de Limpieza


COLOCACIÓN EN EXTERIORES

La colocación en exteriores es especialmente crítica por lo que además de los requisitos generales de colocación es imprescindible seguir unos requisitos específicos para la colocación en exteriores. En el caso de que la colocación se realice en ZONA CON RIESGO DE HELADA, coloque únicamente baldosas de PORCELÁNICO, no coloque en ningún caso gres o revestimiento de pasta roja o pasta blanca. En cualquier caso debe cumplir los siguientes requisitos de colocación. 

1. En la colocación en pavimentos es necesaria una pendiente mínima del 2% para facilitar la evacuación de agua. También es necesaria la colocación de una capa de drenaje y de sumidero bajo las baldosas. 

2. Utilice cemento cola tipo C2 (según la norma EN 12.004). Realice la colocación de las piezas mediante el método de doble encolado, macizando correctamente para evitar la generación de huecos bajo las piezas.  

3. Coloque una junta de colocación mínima de 5 mm. Utilice un material de rejuntado específico para exteriores (tipo CG2 según norma EN 12.004).  

4. Respete las juntas estructurales y perimetrales. Coloque juntas de dilatación cada 10-20 m2.  

5. Preste especial atención a los encuentros entre la baldosa y otros elementos como columnas, paredes, barandillas etc., colocando las juntas necesarias para evitar la filtración de agua.

 

COLOCACIÓN DE RECTIFICADOS

Aunque los requisitos de colocación son los mismos que para cualquier tipo de baldosa, los materiales rectificados son particularmente delicados, especialmente en las esquinas y las aristas de los mismos, por tanto es especialmente crítica la colocación de este tipo de baldosas y además de los requisitos generales de colocación hay que prestar especial atención a los siguientes: 

1. Es sumamente importante la planaridad del soporte de colocación. La superficie sobre la que se va a realizar la colocación debe estar previamente maestreada (nivelada). 

2. Manipular cuidadosamente el material para evitar despuntados o desconchados en las aristas de las baldosas  

3. No sumerja las baldosas en agua, ya que tras humedecerse podría sufrir modificaciones en la planaridad. Realice la colocación en capa fina mediante la utilización de cemento con la (tipo C1 para interiores y tipo C2 para exteriores – según EN 12.004). 

4. Coloque siempre una junta de colocación mínima de 1,5 mm. 

5. En el caso de que desee realizar una colocación trabada, no lo haga nunca a más de un 15% de la longitud de la pieza.

 

 
requisitos de instalación