Hermanos Scott: Cómo hacerse rico con las reformas de casas

Seguramente os suenen sus caras de varios programas de reformas. En la actualidad se estima que poseen un salario anual que asciende a 7.5 millones de euros y se emiten 11 programas hasta en 150 países en los que esta pareja de gemelos con mandíbulas de ensueño protagonizan y hacen realidad el sueño de una reforma integral del hogar.

Pero, ¿cómo empezó la historia de los hermanos Scott?

El comienzo

Drew y Jonathan son los pequeños de tres hermanos de una familia canadiense. Ya con 7 años dieron sus primeros pasos en el mundo laboral cuando, animados por su padre, decidieron forrar perchas de alambre con nailon y venderlas a 25 centavos.

kids 1
Los hermanos Scott de niños

Una mujer llegó a comprar miles de ellas con la intención de exportarlas a Japón. El talento de los hermanos Scott haciendo negocios acababa de emerger.

Drew Scott es cinturón negro en Judo
Drew Scott es cinturón negro en Judo

Cuando terminaron el instituto, eligieron la rama inmobiliaria como método para conseguir dinero y costear sus carreras soñadas: Drew quería triunfar cómo actor en Hollywood, mientras que Jonathan deseaba producir espectáculos de magia.

Jonathan Scott quería ser mago
Jonathan Scott quería ser mago

Tras una estafa sufrida por un asociado, Jonathan se declaró en banca rota con tan sólo 20 años.

Crisis de 2007: La oportunidad de su vida

En cientos de lugares, la crisis mundial de 2007 fue devastadora. En Estados Unidos, uno de los estratos sociales más dañados fue la clase media. Y es en estas situaciones cuando una buena idea se puede convertir en una gallina de huevos de oro.

Los hermanos Scott en 2007
Los hermanos Scott

En este mismo año, los Reality Shows se convirtieron en la forma de entretenimiento principal, y esto unido a la necesidad de miles de estadounidenses de vender sus casas sacando la mayor rentabilidad posible, formó la mezcla perfecta para dar a conocer a los Hermanos Scott.

La casa de mis sueños

Así nació La casa de mis sueños, un reality show con una estructura predefinida y repetitiva, muy fácil de ver: puedes engancharte en la mitad de un programa o ver 8 seguidos, no te cansarás.

El guion es el siguiente: Los dueños de una vivienda han llegado a la conclusión de que necesitan dejar de fantasear con la casa de sus sueños y que ha llegado la hora de tenerla.

Para ello, la misión de Drew es clara: hacerles ver que no tienen el dinero suficiente como para comprarla, y que la decisión más sabia es contratar a su hermano Jonathan para reformar una casa tirada de precio y renovarla por completo.

Así lucían los hermanos Scott en sus primeros episodios
Así lucían los hermanos Scott en sus primeros episodios

Un espectáculo tan emocional que engancha: mientras el mundo se derrumba, ellos te ayudan a construir felicidad.

Los primeros programas

Los primeros programas de La casa de mis sueños no despertaron demasiado interés entre los ejecutivos de la cadena por las maneras y el físico que presentaban los hermanos delante de la cámara.

Presentaron dos versiones para los primeros episodios: en una de ellas tenían una actitud más formal y guionizada, mientras que en la otra versión, la que más agradaba al público, los hermanos se presentaban más relajados y realizando bromas entre ellos.

Así lucían los hermanos Scott en sus primeros episodios
Así lucían los hermanos Scott en sus primeros episodios

En el apartado físico, la cadena lo tenía claro: “Al principio, el pelo de Jonathan distraía mucho. Lo llevaba largo y teñido de rubio, parecía un modelo en vez de un constructor.” También explicó que “era importante que los hermanos resultasen atractivos, pero no demasiado sexis.”

Así nacieron estas copias de Ken, novios de la Barbie y fieles reflejo de la América obrera y la América corporativa, asociados a un contenido seguro: “No es tan blandengue como para que los tíos no quieran verlo, a los niños les gusta porque siempre hacemos el tonto y las mujeres lo disfrutan porque aprenden auténticos conocimientos de reformas y decoración.” – explicaba en una entrevista Drew Scott.

Apuesta segura: un Reality Show guionizado

Lo que nos muestran en la tele se toma ciertas licencias de ficción. Los compradores que solicitan participar en el programa han de acudir con una casa antigua a reformar ya localizada, de esta manera, el hecho de que Drew te enseñe la casa de tus sueños que vale cinco veces tu presupuesto es una pantomima.

Las escenas de sorpresa son filmadas una y otra vez hasta conseguir la toma perfecta
Las escenas de sorpresa son filmadas una y otra vez hasta conseguir la toma perfecta

También se exige que los solicitantes aporten un personaje secundario con gancho. Un cuñado, suegra o amigo gracioso que complemente la escena con comentarios dicharacheros. Cómo dice Juan Sanguino, autor de la fuente de este artículo: “Cómo en cualquier reality show, lo importante no es que sea auténtico, sino que lo parezca”.

La decoración usada en las reformas de los hermanos Scott no siempre se queda en la casa después de grabar los programas.
La lujosa decoración usada en las reformas de los hermanos Scott no siempre se queda en la casa después de grabar los programas.

Te reformamos la casa, pero no entera

Otra de las cláusulas para que los Hermanos Ken Scott te ayuden con la casa de tus sueños es elegir qué vas a reformar. Nunca podrás reformar el baño y la cocina, tendrás que elegir uno de ellos, y en el programa solamente se mostrará la reforma de 4 o 5 estancias: el resto de la casa se reformará fuera de cámara y no serán los gemelos los que lo hagan.

La reforma es costeada por los solicitantes, que además deben adelantar un 20% para cubrir imprevistos que, sin duda, son encontrados y tratados fuera de cámara. Todo lo que vemos y las caras de sorpresa de los participantes en el reality son más falsos que una moneda de 3 euros.

Por otra parte, la productora del programa aporta unos 20.000 euros para ayudar al presupuesto, y los hermanos Scott no cobran por sus servicios: con un sueldo de 100.000 euros por episodio y una media de 75 episodios anuales no les hace falta.

Los otros programas y negocios de los Scott

Además del ya explicado reality La casa de mis sueños, estos gemelos protagonizan otros programas de reformas cómo Buying and Selling, en el que renuevan la casa de una familia para venderla más cara de lo que la compraron ó Brother vs Brother, en el que los hermanos compiten por renovar sendas casas, con su hermano mayor J.D. cómo arbitro y el posterior castigo como vestirse de mujer o bailar en un striptease para el perdedor.

Uno de los programas de los hermanos Scott: Forever Home
Uno de los programas de los hermanos Scott: Forever Home

También protagonizan Property Brothers: At home, en el que trabajan en la reconstrucción de su propia casa o la variante At home on the ranch, en el que reforman el rancho dónde crecieron y hacen sus pinitos como dúo de música country. También tienen su propio juego de realidad virtual para móviles: Home Design.

Property Brothers: Home Design - Los hermanos tienen su propio juego para móvilews
Property Brothers: Home Design – Los hermanos tienen su propio juego para móvilews

Otros programas destacables son Brothers take New Orleans, en el que los hermanos reforman de manera benéfica casas destruidas por el Katrina ó Forever Home, el en que trabajan en la transformación de casas de familias que quieren seguir viviendo en ellas.

Casaza y Scott Living

Además de sus exitosos programas de televisión, los hermanos Scott han abierto varias líneas de negocio casi tan productivas como sus realitys.

Casaza: otro negocio de los hermanos Scott
Casaza: otro negocio de los hermanos Scott

Su línea de muebles Scott Living generó unos 100 millones durante su primer año de vida, y su aplicación Casaza, en la que puedes visitar casas de ensueño donde todo está en venta, atrae a más de 513 millones de usuarios mensuales.

El éxito de los hermanos Scott

Drew y Jonathan han creado un contenido que hace mucho más que convertir el capitalismo en entretenimiento: han conseguido vender aspiración e ilusión: todos tenemos una casa dónde vivimos y una casa dónde nos gustaría vivir, y ellos se encargan de conseguirlo.

Además añaden el factor del humor rancio entre hermanos, ese humor con el que la mayor parte de los televidentes disfrutan y se ven identificados: “Drew, ten cuidado con eso, no te vayas a romper una uña.”

En definitiva, los hermanos Scott son el producto, y nadie sabe mejor que ellos como promocionarse y venderse. Estos hombres fabricados con el objetivo de ser los yernos perfectos, son una gallina de huevos de oro.

Los hermanos Scott con sus parejas: Zooey Deschanel y Linda Phan
Los hermanos Scott con Zooey Deschanel y Emily Deschanel

Y para que no tengas que llamar a los hermanos Scott, te explicamos cómo construir una balaustrada en 6 sencillos pasos.

4 comentarios en «Hermanos Scott: Cómo hacerse rico con las reformas de casas»

Deja un comentario