Las mejores soluciones para diseñar una cocina semiabierta al salón

En los últimos años, las cocinas abiertas al salón y al comedor se han convertido en un recurso distributivo de tendencia, pero todavía hay quien prefiere mantener la cocina en un espacio independiente, aunque parcialmente integrado en el salón.

Si estás reformando el espacio y quieres diseñar una cocina semiabierta al salón, sin perder cierta privacidad en ambos ambientes, te recomendamos que tomes notas de nuestras soluciones, que te ayudarán a conseguirlo.

Ventajas y desventajas de las cocinas abiertas al salón

Cocina semiabierta al salón

Tanto las cocinas independientes, como las que están integradas al salón y al comedor tienen sus ventajas e inconvenientes.

Conocerlos te resultará de gran ayuda para elegir el tipo de distribución que más te convenga, o incluso decidirte por una opción intermedia, como podría ser una cocina semiabierta al salón.

Ventajas

  • Entre las ventajas más relevantes destaca que las cocinas abiertas al salón son una gran opción en viviendas de reducidas dimensiones, como podrían ser los apartamentos o estudios, ya que al dejar el espacio diáfano del salón, el comedor y la cocina, conseguimos ganar en amplitud visual del espacio.
  • Desde un punto de vista decorativo son la alternativa más actual y de tendencia, además de permitir que la luz del sol fluya de forma natural hasta todos los rincones, al no encontrarse con grandes obstáculos como las paredes.
  • Para nosotros, una de las grandes ventajas de las cocinas abiertas al salón es que facilitan la comunicación entre los distintos integrantes de la familia, ya que la persona que está trabajando en la cocina puede interactuar fácilmente con las que están en el salón, tanto en el día a día como en celebraciones o encuentros con la familia y los amigos.
Nueva llamada a la acción

Inconvenientes 

  • Una de las principales desventajas de las cocinas abiertas al salón es que, si no has instalado una buena campana extractora, los humos y olores pueden ser desagradables y extenderse hasta el resto del espacio. Para evitarlo sólo tendrás que escoger un buen sistema de extracción y ¡solucionado!
  • Para tener este tipo de distribución es imprescindible que consigas mantener siempre el orden y la limpieza en la cocina, si no quieres que desde el sofá de tu casa contemples un espectáculo poco agradable que contamine el confort visual de los distintos ambientes integrados.
  • El ruido es también uno de los inconvenientes más destacados, especialmente en algunos electrodomésticos, como el lavavajillas y la lavadora. Decántate entonces por instalar electrodomésticos lo más silenciosos posibles para poder disfrutar de una tarde de cine, sin que te moleste el ruido del centrifugado.

Si crees que los inconvenientes pesan más que las ventajas, pero no quieres renunciar totalmente a todo lo bueno que te ofrecen las cocinas abiertas, siempre puedes diseñar una cocina semiabierta al salón, una solución intermedia de distribución.

Cómo diseñar una cocina semiabierta al salón

Cocina semiabierta al salón

Existen muchas formas de dividir el espacio sin tener que estar separados por una puerta y una pared, y desde Paratureforma queremos darte algunas ideas.

Paredes de cristal

Cocina semiabierta al salón

Sustituir la pared o el tabique que separa la cocina del salón y comedor por un muro de cristal de suelo a techo es una gran opción, para evitar que los ruidos molesten a un lado u el otro del espacio, sin perder la luminosidad cruzada que se genera entre ambos ambientes.

Puedes optar por una pared de cristal fija o por un muro transparente con puerta también de cristal que te permita acceder directamente a la cocina desde la zona del salón.

También puedes diseñar una solución acristalada intermedia utilizando un muro divisor en el que la parte inferior esté fabricada con pladur y la superior con cristal, a modo de ventana.

Puertas correderas

Cocina semiabierta al salón

Las puertas correderas se han convertido en un gran recurso para diseñar una cocina semiabierta al salón.

Gracias a su instalación podrás independizar la cocina cuando lo necesites, cerrando las puertas, o integrarla al salón y comedor, dejándolas abiertas.

Existen infinidad de puertas correderas: totalmente opacas, acristaladas con cuarterones, de cristal, que se pueden instalar en sistemas de guías vistas, la opción más económica, o encastradas a la pared, aquellas que permanecen ocultas en el interior del tabique, que resultan más costosas pero ofrecen un resultado espectacular, limpio y despejado. Para instalarlas necesitarás un casoneto y un tabique de mayor grosor y debes tener en cuenta que no podrás colgar muebles ni planificar instalaciones en las paredes que coincidan con las puertas.

¿Sabés cuánto podría costar la reforma de tu casa? ¡Descarga esta calculadora para descubrirlo!

Paneles plegables 

Cocina semiabierta al salón

Las hojas de los paneles plegables se pliegan sobre sí mismas mientras los cierras y pueden ser de dimensiones muy diversas, desde hojas más estrechas a piezas de grandes dimensiones.

Los encontrarás en vidrio, aunque si prefieres que las hojas sean grandes te recomendamos que los escojas de madera, ya que es más difícil que puedas articularlos de forma segura y eficiente si están hechos de cristal.

Una barra como elemento de división

Cocina semiabierta al salón

Puede ser una barra exenta o una que esté integrada en una isla de cocina o península.

En este caso se trata más de una sutil separación visual y no tanto estructural, por lo que el resultado es muy similar al de las cocinas totalmente abiertas al salón.

Si tienes suficiente espacio elige la opción de la isla de la cocina con barra de office ya que contarás con un elemento funcional y decorativo a partes iguales. Puedes utilizar la isla únicamente como superficie de trabajo y zona de office o integrar el área de cocción o la zona de aguas.

Estanterías divisorias

Otra solución ideal para crear una cocina semiabierta al salón al que quieras añadir una pincelada de intimidad y separación entre ambos espacios. Puedes elegir entre distintas opciones de muebles separadores como estanterías abiertas por ambos lados, vitrinas, o muebles de cocina.

Cocinas ocultas

Este tipo de diseño de cocinas son invisibles, pero están totalmente equipadas y pensadas al detalle para que puedas disfrutar de la máxima funcionalidad de sus prestaciones.

Puedes ocultar una cocina en un armario de mayores o menores dimensiones, a partir de módulos independientes móviles, mediante una estructura de puertas basculantes o incluso ocultar la encimera de la cocina con una tapa que o bien sube y baja, o se puede desplazar lateralmente para cubrir los fuegos, la zona de aguas, o ambos, según la necesidad. Con esta solución, cuando esté la tapa bajada, parecerá que no existe la cocina y que el espacio es perfectamente liso.

Consejos Paratureforma para diseñar una cocina semiabierta al salón

Cocina semiabierta al salón
  • Los vanos abiertos en forma de arco se han convertido en una alternativa para separar parcialmente la cocina semiabierta al salón creando así una cierta transición entre los dos ambientes comunicados.
  • Delimitar los ambientes con suelos distintos. Elige pavimentos diferentes para diferenciar la zona de la cocina y la del salón y el comedor. En el salón, por ejemplo, puedes instalar un laminado de madera y en la cocina un porcelánico o un suelo hidráulico recuperado o de nueva fabricación. ¡El resultado será sorprendente!
  • Los paneles de listones de madera son también un buen recurso para crear una cocina semiabierta al salón. Puedes colocarlos de suelo a techo o en la parte superior de los módulos de la cocina. De esta forma separarás parcialmente ambos espacios sin perder la capacidad de comunicación que se genera en un ambiente de estas características.

Las cocinas semi abiertas al salón cuentan con las ventajas de las cocinas independientes y las totalmente integradas, al tratar de minimizar las desventajas de los ambientes abiertos, pero manteniendo sus virtudes.

¿Te apuntas a esta tendencia?

Deja un comentario