Cómo combinar un cabecero de forja

Un cabecero de forja puede ser la pieza central de una habitación. Un elemento de calidad, artesanal o no, con unos detalles que destacan y serán el punto focal de cualquier espacio. A la hora de invertir en decoración, apostamos por la máxima calidad posible con un gasto moderado. La forja se ha convertido en el material más necesario en estos tiempos que corren. No solo para barandillas o elementos decorativos, también para crear muebles impresionantes, como un buen cabecero de forja.

¿Sabés cuánto podría costar la reforma de tu casa? ¡Descarga esta calculadora para descubrirlo!

Por qué elegir un cabecero de forja

El principal motivo para elegir un cabecero de forja es sin duda alguna la durabilidad. Estamos ante una pieza que no se deteriorará con el paso del tiempo, sino todo lo contrario. Podremos disponer de un elemento que será clave en todos los sentidos para una inversión básica.

Atemporal y bonito, tiene ese toque rústico que en las tendencias de moda vuelve año tras año. Dependiendo de la combinación del resto de los elementos de la habitación conseguiremos el acabado que estamos buscando.

Cómo colocar un cabecero para que destaque

El cabecero de forja deberá destacar en la habitación para conseguirlo estará situado en el lugar que lo convierta en el punto focal. Frente a la puerta o delante del armario, equilibrado con el resto de los muebles que lo conviertan en un contrapunto robusto y de diseño. El cabecero se equilibrará con unas mesitas que no le resten protagonismo.

Ropa de cama y pintura adecuada

Cómo combinar un cabecero de forja

Hay dos elementos que destacarán aún más nuestro cabecero. Una ropa de cama discreta que sea capaz de darle todo el poder al cabecero. Usa tonos neutros a ser posible lisos o con dibujos pequeños que encajen con la forma del cabecero.

De igual forma que la ropa de cama, la pintura es el otro eje central de este elemento que acabará siendo el que marque la principal diferencia. Puedes usar una pintura o un papel de pared que consiga darle el acabado que todo cabecero necesita, ejerciendo su hegemonía como centro de la cama. Aportarás más luz a un cabecero que suele ser de tonos negros.

La importancia de conseguir destacar un cabecero de forja

Si el cabecero de forja tiene su papel principal habremos conseguido darle a cualquier habitación un punto focal para toda la vida. Es un elemento indestructible que aportará mucha calidez. Necesitamos este tipo de muebles para conseguir equilibrar una habitación. Ya sea pequeña o muy grande, el tamaño importa y en especial del cabecero de forja.

Tipos de cabeceros de forja

Los cabeceros de forja tipo industrial con líneas rectas y sin detalles son perfectos para darle a nuestra habitación un estilo retro. Podemos combinarlos con unas bombillas a vista colgadas o con un despertador salido de una estación de metro.

Si optamos por un cabecero de forja con un trabajo que imita la naturaleza. Con curvas e intentos de imitar la belleza de las flores, puedes darle un toque floral que acompañe la habitación. Decora con ropa de cama de flores o colocar algunos detalles similares.

La forja en general de color negro puede encajar perfectamente con cualquier elemento, aunque uno de los más significativos es la cama y el resto de los detalles que los acompañarán en este viaje decorativo.

Nueva llamada a la acción

Deja un comentario