Seleccione un buscador
Solo durante este finde: Usa el cupón OLADECALOR y obtendrás un descuento del 5% en tu pedido.

Morteros

 Producto recomendado

Morcemcolor® Plus Flexible de colores 5kg

Entrega en 24-48 horas

6,39 €
7,73 € IVA incl.

Cemento de rejuntado para todo tipo de baldosas y racholas cerámicas. Con esta lechada puedes rejuntar hasta 15mm de grosor.

 Fracciona tu compra desde  €/mes con +info

 Puede ser tuyo por sólo  €/mes en 3 meses con +info

Los morteros son materiales ampliamente utilizados en la construcción debido a su versatilidad y capacidad para unir diferentes elementos. Están compuestos por una mezcla de aglomerantes, agregados y agua, con posibilidad de añadir aditivos para mejorar sus propiedades. Los aglomerantes más comunes son el cemento, la cal y el yeso, cada uno con características y usos específicos. Los agregados proporcionan resistencia y estabilidad al mortero y pueden ser arena, grava u otros materiales. La proporción de aglomerante y agregados determina la resistencia y la dificultad de trabajo del mortero.

El mortero tiene las siguientes características:

  1. Resistencia
  2. Durabilidad
  3. Flexibilidad
  4. Aislamiento térmico y acústico
  5. Versatilidad
  6. Facilidad de aplicación

Se caracteriza por su ligereza, alta resistencia, flexibilidad, resistencia a la corrosión, buen aislamiento térmico y eléctrico y bajo costo. Se utiliza en una amplia gama de aplicaciones, desde construcción

Amplia gama de productos y soluciones para la reparación, protección e impermeabilización de estructuras de hormigón, ladrillo y piedra.

También conocida como mortero cola, es un adhesivo compuesto por cemento, áridos y aditivos orgánicos. Se utiliza para pegar, unir y sellar materiales de construcción

Se utilizan en aplicaciones específicas que requieren propiedades diferentes a las de los morteros tradicionales de albañilería. Se caracterizan por su alta resistencia, adherencia

También conocido como aglomerado asfáltico en frío, es una mezcla de áridos minerales y ligante asfáltico modificado que se puede aplicar sin necesidad de calentarlo previamente.

Crucial para finalizar la instalación de un revestimiento cerámico, tanto en suelos como en paredes. Su función principal es rellenar las juntas entre las baldosas, creando una superficie lisa, uniforme e impermeable

Asfalto para aplicaciones en frío

El asfalto en frío es un tipo de mezcla asfáltica que se utiliza para poder reparar las pequeñas imperfecciones en las superficies de carreteras, calles y otros pavimentos. La principal diferencia del asfalto caliente es que este último necesita ser aplicado a muy altas temperaturas, en cambio el asfalto frío puede ser usado directamente desde el envase sin necesidad de calentarlo previamente.

El asfalto en frío tiene varias ventajas, entre ellas encontramos:

  1. Facilidad de uso: Puede ser aplicado directamente sobre la superficie a reparar, rellenando agujeros, grietas o baches de manera rápida y sencilla.
  2. Versatilidad: Puede ser usado en diferentes tipos de pavimentos, como carreteras, calles, aceras o estacionamientos.
  3. Durabilidad y resistencia: Es capaz de soportar variaciones de temperatura, cambios de humedad y la acción del agua y los productos químicos de la vía.

Preguntas frecuentes

El asfalto en frío esta compuesto por una mezcla de áridos finos, aglomerantes y aditivos que le proporcionan las propiedades necesarias para su aplicación y resistencia.

El uso del asfalto en frío es bastante sencillo y no requiere de ninguna maquinaria especial para su colocación. A continuación verás los pasos a seguir.

  1. Preparación de la superficie: Se recomienda antes de aplicar el asfalto en frío limpiar la zona o intentar dejarla con el mínimo polvo posible, ya que si el lugar donde se aplicará la pasta tiene polvo podría no adherirse de la forma correcta, ya que el cualquier cosa que interfiera en el pegado es la diferencia de una larga vida útil o menor.
  2. Aplicación del asfalto en frío: El asfalto en frío viene en forma de pasta o emulsión, no necesita ninguna preparación previa, ya que se puede usar directamente desde el propio envase. Puedes utilizar una espátula, llana o herramienta similar para aplicarlo sobre el área a reparar. Pero asegúrate de cubrir completamente los agujeros, grieta o baches en el que el producto será aplicado, no escatimes en usar el asfalto en frio, ya que se tendrá que compactar.
  3. Compactación: Una vez aplicado el asfalto en frío, es importante compactarlo para lograr una adhesión y durabilidad a lo largo del tiempo, se recomienda usar un pisto o una llana, para ello lo único que se tiene que hacer en hacer presión sobre el producto, así te podrás asegurar de que el asfalto en frío quede bien compactado.
  4. Nivelación: Si es necesario, se recomienda usar una regla o alguna herramienta que te permita medir si está todo recto y no haya ninguna variación en el pavimento en el que fue usado el asfalto en frío.
  5. Tiempo de secado: Esto dependerá del fabricante y de las condiciones atmosféricas, pero por lo general desde que se coloca la mezcla, el asfalto en frío en condiciones normales tarda en secarse unas cuantas horas.

Recordar siempre que cada fabricante es diferente y puede tener unas características u otras.