¿Qué debería tener en cuenta antes de comprar baldosas cerámicas?

CONDICIONES BÁSICAS EN LA ELECCIÓN DE UNA BALDOSA CERÁMICA

Antes de adquirir cualquier producto, nuestra recomendación es realizar un análisis o estudio del mismo que nos sirva como una base de conocimiento y que, como última causa, evite errores en la elección y posteriores problemas con el material ya instalado. La cerámica es un material muy diverso y las posibilidades que existen en el mercado son muy amplias. A continuación le proponemos las primeras nociones que tiene que tener presente antes de comprar una baldosa cerámica.

¿Dónde lo voy a colocar?

Esta es la primera pregunta que se debe hacer y el punto desde el que se debe partir. En función de esto, vendrán determinadas todas las características que deben tener las baldosas para su correcta elección.

Deberá tener en cuenta si su uso es para exterior o interior, y si es para suelos (pavimento) o paredes (revestimiento).

¿Va a ser muy transitada o va sufrir un desgaste normal?

Debemos tener en cuenta si la cerámica, por su localización, va a ser objeto de constante paso peatonal, tráfico intenso, desgaste por pisadas de calzado bruto, o expuesto a posibles manchas. Todos estos aspectos deben ser estudiados para determinar que exigencias mínimas deben contemplar en cuanto a rayado, abrasión, resbalamiento, etc.

¿Qué propiedades o características debe tener la baldosa cerámica?

En general, serán 4 las propiedades fundamentales que deberá conocer en una baldosa cerámica:

1. ABSORCIÓN DE AGUA

La primera y principal es la absorción de agua. Es, junto con el color de la materia prima, la cualidad que le da nombre a las baldosas cerámicas. Además, propiedades como resistencia a las heladas depende directamente de ella también. Se conocen por las siguientes denominaciones:

GRES PORCELÁNICO: Ab < 0.5 - Paredes y suelos interiores y exteriores

GRES ESPESORADO: 0.5 ≥ Ab > 3 - Paredes y suelos interiores y exteriores

GRES ESMALTADO: 3 ≥ Ab > 6 - Suelos y paredes interiores

BARRO COCIDO: 6 ≥ Ab > 15 - Paredes y suelos interiores y exteriores (No resiste heladas)

AZULEJOS: Ab ≥ 10 - Paredes interiores

2. ANTIHIELO

Se hace fundamental conocer si la baldosa que se va a colocar será resistente o no a las heladas. Esta propiedad es necesaria para instalación en exterior.

Para determinar esta característica se sigue la normativa antihielo ISO 10545-12 y consiste en someter 100 veces una muestra a cambios de temperatura entre -5ºC a +5ºC, previamente sumergidas en agua. Si no muestran desperfecto se asume como 'antihielo'.

3. RESISTENCIA AL DESLIZAMIENTO

Se trata de una característica exclusiva para los pavimentos y responde a la capacidad opositora al deslizamiento o el resbalamiento de las piezas cerámicas.

Son 3 las clases de Resistencia al deslizamiento (Rd) que determinan las normas:

  • Rd ≤ 15 Clase 0
  • 15 < Rd ≤ 35 Clase 1
  • 35 < Rd ≤ 45 Clase 2
  • Rd > 45 Clase 3

Vea las clases mínimas exigidas a los suelos en función de su localización.

Zonas interiores secas:

  • Superficies con pendiente menor al 6% - Clase 1
  • Superficies con pendiente igual o mayor que el 6% y escaleras – Clase 2

Zonas interiores húmedas, como entradas a los edificios, terrazas cubiertas, vestuarios, duchas, cocinas,…

  • Superficies con pendiente menor al 6% - Clase 2
  • Superficies con pendiente igual o mayor que el 6% y escaleras – Clase 3

Zonas interiores donde además de agua puede haber agentes (grasas, lubricantes), como cocinas industriales, mataderos, uso industrial,... – Clase 3

Zonas exteriores. Piscinas y duchas (zonas previstas para usuarios descalzos y en el fondo de los vasos cuando la profundidad no sea más de 1.5m) – Clase 3

4. RESISTENCIA AL DESGASTE, ABRASIÓN Y DUREZA SUPERFICIAL

Resistencia al desgaste y la abrasión: Es el método para medir la capacidad de ocultación del desgaste sufrido por abrasión, como por ejemplo, el producido por calzado.

Se establecen 5 niveles:

  • Nivel 1 – Bajo
  • Nivel 2 – Medio
  • Nivel 3 – Medio Alto
  • Nivel 4 – Alto
  • Nivel 5 – Muy Alto

Dureza o resistencia al rayado: Para determinar la dureza o la resistencia al rayado se procede a una prueba rayando la superficie con los 10 materiales de la escala de MOHS en forma creciente. El mínimo exigido para revestimiento es de Mohs 3 y para pavimento es de Mohs 5.

Otros aspectos a tener en cuenta en las baldosas cerámicas

TIPOS DE GRES SEGÚN MATERIA PRIMA

Sus diferencias provienen principalmente por las arcillas usadas, su color de origen y su tratamiento, confiriendo las características de cada material. Si tiene alguna duda de cuál es el más recomendable no deje de contactar con nosotros.

  • Pasta Roja. Es el gres más extendido y económico, su nombre deriva por las arcillas que lo componen, tonalidades de rojizos. Sobre la base de arcilla se aplica una capa de esmaltes coloreados que otorgarán la imagen de la pieza.
  • Pasta Blanca. También su nombre proviene de las arcillas que lo componen, en este caso blanquecinas. Recomendable tanto para interior como exterior, pueden presentar o no un capa de esmalte, como un rústico extrusionado.
  • Gres Porcelánico. Está compuesto del mismo tipo de arcillas y areniscas en todo su conjunto, pero con mayor prensado, confiriéndole la mayor resistencia del mercado.

BALDOSA RECTIFICADA

La baldosa cerámica normal presenta unos cantos redondeados, que hacen necesario la utilización de juntas de colocación, el azulejo rectificado sin embargo se corta mediante un chorro de agua lanzado a presión sobre la pieza virgen consiguiendo unas baldosas cuyos bordes presentan un corte transversal perfecto.

La colocación de estas piezas hace inapreciable la separación entre los azulejos. Aun así, recomendamos siempre un mínima junta que absorba las dilataciones y contracciones que todos los materiales sufren por los cambios de temperatura.

GRES ESPESORADO

No alcanza las características del gres porcelánico pero presenta las siguientes ventajas que permiten su uso en exterior:

  • Mínima absorción del agua
  • Alta resistencia a la carga de rotura
  • Alta dureza al rayado y la abrasión
  • Resistencia a la helada y al choque térmico

¿QUÉ ES TONO Y CALIBRE?

Debido a las características propias del material cerámico, su elaboración por medios químicos y de cocción, es prácticamente imposible que dos producciones diferenciadas en el tiempo de un mismo modelo tengan una exactitud del 100%.

Es por ello que de un mismo modelo, para distintas partidas de producción, salgan tonos y calibres diferentes, entendiendo por tono el aspecto o la imagen del producto y el calibre por el grosor de la pieza.

Nuestra recomendación es la adquisición de partidas completas con el producto suficiente para su instalación, y en caso de comprar mismo modelo en distintas ocasiones, siempre preguntar por el tono y el calibre.

VARIACIÓN TONAL O DESTONIFICACIÓN

No debemos confundir la Variación Tonal con el Tono y/o calibre.

Por variación tonal entendemos la destonificación intencionada por el propio diseño de las piezas y el modelo.

Como ejemplo, ponemos varias posibilidades que pudieran encontrarse, con mayor o menor grado de variación tonal.

PIEZAS CERÁMICAS

Existen una gran variedad de piezas especiales.

Como ejemplo, indicamos las más comunes relacionadas con los escalones:

Optimice resultados con los siguientes conocimientos

Una vez tenga decidido el producto que mejor se adapta a sus solicitudes, tanto físicas como estéticas, debe saber que aún puede mejorar su compra, optimizando costes en artículos complementarios así como en el propio rendimiento de la baldosa cerámica al instalarla de forma adecuada.

¿Cuánto material necesito?

Mida los m2 del ambiente o habitación, si tiene límites fuera de escuadra o diagonales le recomendamos realizar el cálculo con las medidas máximas para evitar faltas de material en el último momento.

Es importante sumar a los m2 obtenidos entre un 10% y un 15% previendo la rotura y desperdicio de algunas piezas y cortes para acomodar los lados imperfectos de las paredes.

¿Qué morteros es el adecuado?

En la actualidad existen multitud de marcas en el mercado y gran diversidad de morteros. Nuestra recomendación es que nos pregunte, si tiene dudas para la correcta elección del cemento y para ello, ponemos a su disposición, en el apartado de Morteros, Cementos y Áridos, una amplia gama de cementos cola específicos para cada una de las posibilidades de baldosas cerámicas, sus características y el entorno en el que serán colocadas. En cada uno de los artículos podrá obtener su guía de uso y aplicación, donde encontrará el detalle de todos los productos y sistemas de colocación.

¿Cómo coloco correctamente las piezas?

En primer lugar debemos de evaluar el estado del soporte sobre el que instalaremos la cerámica; comprobar que sea resistente, que esté limpio, que tenga la planeidad adecuada, que sea suficientemente absorbente y rugoso, y que además sea estable. A continuación preparamos el mortero y aplicamos; A) en capa fina (para soportes con buena planeidad) con llana dentada o B) en capa gruesa (deficiente planeidad del soporte) con llana o palaustre. Los cementos cola no se deben usar en capa gruesa, por lo que antes, deberá preparar el soporte para poderlos usar.

Para una correcta ejecución le recomendamos que use sistemas de nivelación cerámicos que aseguran la planeidad de unas piezas con respecto a otras tras el fraguado del cemento cola.

Por último, transcurridos 24-48 horas, se realizará el rejuntado con un mortero tipo lechada o especial para juntas que igualmente encontrará en nuestra web.

Modo de instalación y mantenimiento correcto de revestimientos y pavimentos

COLOCACIÓN EN INTERIORES

  1. Es imprescindible que antes de comenzar la colocación el soporte haya madurado y esté perfectamente seco y endurecido (que hayan tenido lugar todas las retracciones por fraguado), para evitar la aparición de patologías como levantamientos o fisuras consecuencias de la falta de estabilidad. 
  2. Antes de su colocación verificar, calidad, tono y calibre, así como que el material esté libre de posibles defectos visibles. Para obtener un mejor efecto decorativo se deben mezclar las piezas de varias cajas. Manipular cuidadosamente el material para evitar despuntados o desconchados en las aristas de las baldosas. 
  3. En ningún caso moje o sumerja en agua las piezas antes de su colocación ni realice la colocación utilizando mortero tradicional (capa gruesa). Realice la colocación en capa fina mediante la utilización de una llana dentada y de cementos cola como mínimo de tipo C1 (norma EN 12.004). Para formatos grandes (un lado mayor de 40 cm.) utilice el método de doble encolado. Respete escrupulosamente los requisitos de utilización del fabricante del cemento cola: método, tiempo y proporción de agua en el amasado, tiempo abierto de colocación, etc. 
  4. Se requiere la utilización de juntas de colocación de mínimo 1,5 mm. Asegúrese que el material de agarre se ha endurecido totalmente antes de proceder a rejuntado. Rellene dicha junta con material específico de rejuntar para evitar posibles filtraciones. No utilice borada, lechada ni ningún tipo de material de rejuntar basado en cemento. 
  5. En el caso de que desee realizar una colocación trabada, no lo haga nunca a más de un 15% del lado de mayor longitud de la pieza (por ejemplo para trabados del formato 12,8 x 65, no trabar más de 15% , unos 10 cm.) 
  6. Si hubiera que realizar trabajos constructivos adicionales, se debe proteger el pavimento para evitar el rayado con cualquier objeto abrasivo.  
  7. Tras la instalación y rejuntado de las baldosas elimine los restos de material de agarre o rejuntado con un material específico para la limpieza de restos de obra (desincrustante o quitacemento), cumpliendo escrupulosamente las exigencias de utilización y las concentraciones indicadas por el fabricante del mismo. En cualquier caso le recomendamos que antes de utilizar cualquier producto químico haga una prueba de los efectos del mismo en un lugar de la baldosa no visible. 
  8. Para la limpieza diaria de las baldosas utilice únicamente agua caliente y un detergente de uso domestico o amoníaco diluido. No utilice productos agresivos ni productos que contengan ácidos, en especial salfumán o ácido fluorhídrico.

COLOCACIÓN Y MANTENIENTO DE PIEZAS ESPECIALES

En nuestro catálogo disponemos de piezas especiales que no son de material cerámico, pueden ser de mármol, vidrio, metal, resina etc. Preste especial atención a las instrucciones de colocación y limpieza que adjuntamos en las cajas de cada una de estas referencias. Especialmente en esta tipología de piezas no utilice materiales agresivos para su limpieza (estropajos abrasivos, salfumán o agentes de limpieza de base ácida).

COLOCACIÓN EN EXTERIORES

La colocación en exteriores es especialmente crítica por lo que además de los requisitos generales de colocación es imprescindible seguir unos requisitos específicos para la colocación en exteriores. En el caso de que la colocación se realice en ZONA CON RIESGO DE HELADA, coloque únicamente baldosas de PORCELÁNICO, no coloque en ningún caso gres o revestimiento de pasta roja o pasta blanca. En cualquier caso debe cumplir los siguientes requisitos de colocación. 

  1. En la colocación en pavimentos es necesaria una pendiente mínima del 2% para facilitar la evacuación de agua. También es necesaria la colocación de una capa de drenaje y de sumidero bajo las baldosas. 
  2. Utilice cemento cola tipo C2 (según la norma EN 12.004). Realice la colocación de las piezas mediante el método de doble encolado, macizando correctamente para evitar la generación de huecos bajo las piezas.  
  3. Coloque una junta de colocación mínima de 5 mm. Utilice un material de rejuntado específico para exteriores (tipo CG2 según norma EN 12.004).  
  4. Respete las juntas estructurales y perimetrales. Coloque juntas de dilatación cada 10-20 m2.  
  5. Preste especial atención a los encuentros entre la baldosa y otros elementos como columnas, paredes, barandillas etc., colocando las juntas necesarias para evitar la filtración de agua.

COLOCACIÓN DE RECTIFICADOS

Aunque los requisitos de colocación son los mismos que para cualquier tipo de baldosa, los materiales rectificados son particularmente delicados, especialmente en las esquinas y las aristas de los mismos, por tanto es especialmente crítica la colocación de este tipo de baldosas y además de los requisitos generales de colocación hay que prestar especial atención a los siguientes: 

  1. Es sumamente importante la planaridad del soporte de colocación. La superficie sobre la que se va a realizar la colocación debe estar previamente maestreada (nivelada). 
  2. Manipular cuidadosamente el material para evitar despuntados o desconchados en las aristas de las baldosas  
  3. No sumerja las baldosas en agua, ya que tras humedecerse podría sufrir modificaciones en la planaridad. Realice la colocación en capa fina mediante la utilización de cemento con la (tipo C1 para interiores y tipo C2 para exteriores – según EN 12.004). 
  4. Coloque siempre una junta de colocación mínima de 1,5 mm. 
  5. En el caso de que desee realizar una colocación trabada, no lo haga nunca a más de un 15% de la longitud de la pieza.